¿Qué es una Madre de día? Segunda parte.

 

¡Oye! una semanita sin leerte, ¿Será posible?

Bueno, es que el jueves pasado fue fiesta y los trabajadores por cuenta propia también descansamos de vez en cuando, ¿sabes?

¡Es verdad!  Yo aproveché para releer el post anterior y sigo teniendo algunas preguntas que hacerte.

Vale, dispara.

Dijiste que las Madre de día te parecían la mejor opción para el primer ciclo de Educación Infantil, ¿por qué?

Pues por varios motivos, pero quizá el principal sea que la ratio de las escuelas infantiles en España es, bajo mi punto de vista, demasiado grande:

La ratio en un proyecto de una Madre de día es de 4 niñ@s.

Mi propia experiencia me ha hecho comprobar que la mejor «herramienta» para trabajar con bebés es atenderles de forma personalizada y plena. Es decir, atenderles con calma para cubrir cualquier necesidad que puedan tener durante el tiempo que necesiten. Con cuatro bebés es, a veces, difícil imagínate con 8, con 13 o con 18. Esta atención es indispensable para poder tratarles de manera respetuosa, observando lo que necesitan en cada etapa de su desarrollo. Con ratios tan grandes, no diré que es imposible,  pero sí que es muuuuuuuuuuuy difícil.

¿Y para qué más es importante que haya pocos niños y niñas a tu cargo?

Pues para poder disponer de tiempo y espacio suficiente para cada uno. Ésto nos permite situarnos en la parte del niño o la niña, empatizar y entender mejor lo que necesita. A veces lloran mucho y lloran a la vez, a mi me caben todos en el regazo para consolarlos. A veces hablan mucho y yo les puedo dedicar un rato exclusivo para que me cuenten o para que me canten. Hay días que tardamos una hora o más en comer y no, no es porque no les guste la comida. Si J. lo necesita lo acurruco un poco antes de la siesta. Si a D. le apetece cantamos muuuuchas veces Los patitos en el agua.

Recibir esta atención plena, sobre todo en los momentos más íntimos (comer, dormir, cambio de pañal y consuelo o resolución de conflictos), es fundamental para propiciar que sean autónomos e independientes. Puede sonar un poco paradójico, pero esta atención plena les hace sentirse segur@slibres y respetad@s y como consecuencia se sienten también capaces.

Me gusta lo que leo, ¿alguna otra cosa que consideres muy importante?

Sí, el complemento indispensable a todo esto, es tener respeto también a sus ritmos naturales y a sus sentimientos. Para ello, lo primero es saber en qué etapa de su desarrollo están. Qué pueden o no pueden hacer, entender o expresar. Luego hay que observarles para saber en qué momento de esa etapa se encuentran y proporcionarles los estímulos que necesitan.

Por ejemplo, si ya saben saltar con los dos pies juntos desde el suelo, les ponemos una barra de equilibrio cerca para que consigan saltar con los dos pies desde una altura. No los subimos a la barra, no les decimos qué hacer, les dejamos descubrir y llegar ellos solos a saltar con los dos pies al suelo. Por el camino harán otras cosas, pasarán por encima, se sentarán en ella y darán un paseo en «moto»… También hay tener muy presente que aún hay muchas cosas que no entienden. Con 18 meses no sabemos qué es «dentro de un rato», ni entendemos porqué mamá o papá no llegan ahora que es cuando nos hacen falta. A ciertas edades su único modo de expresarse es el llanto. Cuando ya hablan no saben contarte qué les pasa en realidad y lloran y hablan a la vez…

Por otra parte una de las características de las Madres de día es que el ambiente es tranquilo y familiar. Los bebés necesitan calma y silencio, y esto lo garantiza también el que la ratio sea muy baja.

Suena bastante lógico. Pero entonces ¿las educadoras de las escuelas infantiles no son respetuosas con los niños?

¡Por supuesto que SÍ lo son! Conozco a grandes profesionales que se dejan la piel con cada uno de sus bebés, y que con los medios que tienen a su alcance son capaces de atenderles y de educarles desde el cariño más profundo. Ell@s son los primer@s a los que les encantaría que la ratio se redujera a la mitad, créeme.

Este post no es un alegato en contra de las escuelas infantiles ni de sus trabajador@s. Espero explicarme con suficiente claridad para no dar lugar a malentendidos.

¡Ah! Bien, me gusta que rememos tod@s en el mismo sentido. Estuve curioseando por la red buscando opiniones a cerca de las Madre de día, alguien apuntaba son un foco de economía sumergida, otro que no cumplen los requisitos mínimos de seguridad, que no son fiables porque nadie las controla… Me quedé un poco mosca, la verdad…

Lo entiendo perfectamente, es una actividad que empieza a surgir ahora y como ya hemos hablado solo está regulada en Navarra y Madrid. Todo lo nuevo asusta y suscita recelo. Hay algunas escuelas infantiles que sienten que les hacemos competencia desleal, que no se fían de que las Madres de día tengamos la preparación suficiente ni los espacios correctamente adaptados… Luego hay gente que, directamente, ha tenido malas experiencias y así lo hace saber. Lo mismo que hay familias que han tenido malas experiencias con escuelas infantiles y también lo dicen.

Por eso queremos que haya una regulación en la Comunidad Canaria. Queremos que nos hagan inspecciones, que nos exijan requisitos que cumplir y que nos obliguen declarar nuestros ingresos. Con este objetivo hay varios proyectos de Madre de día Gran Canaria y Tenerife que ya estamos en contacto y en marcha para asociarnos y regularnos. Estamos deseando que nuestra actividad sea visible y reconocida como una posibilidad real y legal. Mientras tanto somos todo lo legales que podemos.

Vale, tu explicación me aclara bastante las ideas. Supongo que, como en todas las profesiones, hay gente más o menos honrada o preocupada por hacer bien su trabajo, con más o menos miedo a las cosas nuevas o con más o menos ganas de implicarse. No se puede generalizar.

Pues no, mejor no. En todo caso busquemos las generalizaciones chachis, las de gente que emprende, que se arriesga, que es creativa, que se forma constantemente. No me digas que no es mucho mejor…

Sí que lo es. Me alegro de haber cambiado el punto de vista. ¿Puedo pedirte que en el próximo post me cuentes cómo es un día en Koala&Co? Quiero saber qué hacen…

¡Claro! Yo encantada.

Genial, gracias.

Un placer.

 

 


Un comentario en “¿Qué es una Madre de día? Segunda parte.”


Los comentarios están cerrados.