¡Polémica!

Resulta que esta semana ha estado pululando por Facebook este artículo:

En él, un grupo de pediatras, defiende la idea de no llevar a los niños a la guardería hasta los dos años. Plantean, que en realidad, los padres dejan a sus hijos e hijas en la Escuela Infantil porque necesitan reincorporarse a su puesto de trabajo, no para que socialicen o aprendan. Así lo dice un estudio de la AEPap (Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria). Según este estudio así sucede en el 90% de los casos.

Los pediatras dicen que una de las consecuencias negativas más relevantes que tiene asistir a la Escuela infantil a una edad tan temprana, es la posibilidad de enfermar repetidamente. Según la AEPap el riesgo de padecer neumonías incrementa e un 13%, de de padecer sibilancias recurrentes un 69%, en un 58% bronquitis y en un 64% otitis media. Estos datos son extraídos de un estudio realizado con los datos de 1.000 familias con niños que acuden o no a la escuela infantil.

Claro que, los niños y niñas tienen que inmunizarse y algunos pediatras no ven el motivo para retrasar este proceso más allá de los 6 meses. Pero, según otros, no es lo mismo tener un virus con 5 meses que con 2 años.

El artículo dice también que los niños y niñas no tienen necesidad de socializarse hasta lo 3 años. Otros defienden que sí que interactúan entre sí, y que esa interacción es necesaria.

En realidad, es la misma discusión de siempre. 

Algun@s defendemos la necesidad de que los niñ@s, al menos hasta los 3 años y sobre todo si tienen menos de 6 meses, permanezcan en un entorno seguro y tranquilo, preferentemente en familia. Una de las razones es la salud física de los bebés. Otra grande, quizá más importante, es la salud emocional, entre otras cosas.

Otr@s creen que esto no es necesario y que cuanto antes entren en el sistema educativo, en nuestro sistema educativo, mejor.

Pero no pasa nada, porque a los bebés nunca les pasa nada y si les pasa, no se acuerdan. ¿No?

En realidad lo que me dejó patidifusa fue la respuesta de una madre cuando alguien intentó explicar la importancia de crear un vínculo seguro entre el educador/a y el bebé.

Dijo que ella prefería la Escuela Infantil a las Madre de día o a una señora que cuidara a su hijo, porque quería que su hijo fuera «uno más». No creía oportuno que su hijo estableciera un vínculo demasiado cercano con nadie que no fuera de su familia. ¿CÓMO?

Primero, si un bebé (recordemos que se es bebé hasta los 3 años), no establece un vínculo cercano y sano con un adulto, que suponemos le trata bien, al que ve todos los días durante muchas horas, tiene un problema.

Un bebé es «uno más» en un grupo de 4 y en uno de 20. Y también todo lo contrario. Yo he trabajado con uno, con 4, con 8 y con 26. Cada grupo tiene unas características determinadas, y en cada uno había establecido un vínculo cercano con TOD@S los niñ@s. Y en ninguno había un «trato especial», no había ningún niñ@ más importante que otro. La diferencia es que ahora tengo tiempo para tratar a D. y a J. de manera personalizada, porque tienen necesidades diferentes y son diferentes. Cuando trabajaba con 26 intentaba hacerlo, pero era imposible.

El vínculo que yo tengo con D. y J. es muy cercano. Pero NUNCA será como el que tienen con su madre y su padre. Ni yo lo pretendo.

En realidad lo que quieren es dividirnos.

Con tanta polémica, con tanto programa, con tanto artículo demonizando a las Escuelas Infantiles, a las Madres de día y a otras alternativas. Lo que pretenden es que se nos olvide lo que pasa realmente y quienes son los responsables.

El estado es el responsable. 

Una baja de maternidad que es de risa, y que ni si quiera es compatible con el tiempo mínimo de lactancia  recomendado por la Organización Mundial de la Salud. Por la OMS, no por la vecina del quinto…

Una conciliación familiar que es dificilísima. Si eres autónom@, ni te cuento.

Unas ratio en las Escuelas Infantiles de locos. De LOCOS. Además de unos sueldos bajísimos y una reputación malísima. Sigue siendo muuuucho más importante ser arquitecto, ingeniero, economista… ¡¡dónde va a parar!!

Los educadores y educadoras de las escuelas infantiles son los primeros que creen que rebajar la ratio de sus aulas es absolutamente necesario. No conozco a mil educadores, ni he hecho un estudio, pero todos los que conozco piensan como yo.

Pero claro, es más fácil ponernos en contra. Así nosotr@s nos ocupamos en defendernos y acusarnos, y no aunamos fuerzas para cambiar la situación en la que nos encontramos.

Pues no, me niego. Tod@s remamos en el mismo barco y tod@s somos necesari@s.

Pero este «divide y vencerás» al que estamos sometid@s, solo va en perjuicio de los niños y niñas que tenemos al rededor. Origina falsas creencias y miedos que no tienen base alguna, como el de esa madre que no quiere que su hijo tenga un vínculo cercano con nadie que no sea de su familia, cuando es imposible e insano…

Me encantaría que la situación en España fuera diferente.

Pero ese cambio radica en una toma de conciencia por parte de tod@s. Y cada un@ va a su ritmo, que, por supuesto, hay que respetar.

Así que, mientras «los de arriba» simulan hacer su trabajo y las familias intentan hacerlo lo mejor posible, yo procuro ofrecer una alternativa de calidad a las que ya están establecidas.

Y, aunando fuerzas con otras mujeres emprendedoras y con ganas de que las Madre de día sean visibles, estamos en pleno proceso de creación de la Red de Madres y Padres de Día de Canarias. Vamos despacito pero con fuerza y muy pronto daremos mucho que hablar, pero NUNCA, creando polémica ni desprestigiando a nadie.

 

 

 

 


2 comentarios en “¡Polémica!”

  1. Despacito, pero con fuerza, ganas, y mucho amor por dar en este proyecto. Por y para los Chinijos.

    1. Si!! Por y para nuestros niños y niñas 😉


Los comentarios están cerrados.